miércoles, 24 de mayo de 2017

EROSKI ASTURIAS, UN LUGAR EN EL QUE ENCONTRAR GRANDES PERSONAS



Para comentar la foto de hoy no hace falta viajar muy lejos. A pocos Km de mi casa se encuentra Eroski Asturias, el lugar donde hoy hace 12 años que trabajo. Así que me vais a permitir que hoy os cuente una historia muy diferente de las que tienen cabida en este blog.

Ahí entre esas paredes he desarrollado una gran parte de mi vida laboral. Eroski fue la empresa que confió en mí, tras varios empleos en otros diversos sitios, ellos me dieron continuidad, formación y futuro. Pero lo que es más importante, Eroski me dio compañeros de verdad. Ya desde el principio me he sentido muy arropado por una cantidad enorme de buenas personas, de excelentes compañeros, de formidables amigos, que después de 12 años no resulta difícil decir que son como mi segunda familia.

Eroski es una empresa especial, si, tiene sus virtudes y sus defectos como todas y cada una de las empresas que conocéis, pero tiene una forma de entender su existencia bastante diferente al resto, es una cooperativa… Los trabajadores son dueños de la empresa y tal vez por eso desarrollan un compañerismo y un mimo por su trabajo diferente al resto. Tal vez por eso la gente que ha trabajado aquí sigue manteniendo un cariño especial por la empresa y por sus ex compañeros. Todos y cada uno de los trabajadores se dejan la piel día tras día para que todo siga en pie. Puede haber días que lo hagan mejor y otros peor, pues todos somos humanos, pero siempre realizan su trabajo con la sana intención de mejorar y seguir adelante.

No es un secreto que el grupo Eroski pasa por grandes dificultades económicas, malas decisiones, mala suerte, y un mercado difícil en el que la crisis ya se llevó por delante otras empresas, han dejado a la empresa en una situación más que delicada. Durante años arrimamos el hombro y tratamos de levantar el vuelo, por la empresa, por nosotros, por nuestro futuro. Pero a veces las cosas no salen como uno espera y por más que luches las cosas no llegan a buen puerto.

Y como he dicho hace un momento, Eroski es una empresa especial, lejos de dejarnos tirados a primeras de cambio, buscó un comprador que pudiera hacerse cargo de estos trabajadores a quienes tanto les debía. Alguien que mirara por su futuro, alguien que siguiera apostando por ellos y les hiciera crecer como profesionales. Y fue entonces cuando apareció otra gran empresa, Carrefour, con la intención de hacerse con 32 hipermercados a nivel nacional, incluido este que veis en la foto en el centro comercial Intu Asturias. Eroski respiraba y sus trabajadores aunque aún con miedo ante tan enorme cambio también. Sus puestos de trabajo serian respetados y su nueva empresa prometía entrar con la fuerza que una gran compañía como es Carrefour se podía permitir. Todo parecía ir bien ahora, la sonrisa volvía a dibujarse en las caras de mis compañeros, pero pasaba el tiempo y la cosa no avanzaba, noticias escasas, acompañadas de cientos de rumores, algunos malintencionados, volvían a introducir el nerviosismo en las vidas de mis compañeros.

Pasaban los meses y muchos de los centros comprados por Carrefour pasaban sin problemas al nuevo operador, pero nosotros seguíamos esperando. Y seguían bombardeándonos con rumores. Los trabajadores cansados ya de la incertidumbre buscaron explicaciones claras y se toparon con una realidad que les hundió…

Como siempre el dinero está por el medio en todas las facetas de nuestra vida, y normalmente lo hace para mal, hay personas que no tienen bastante con ganar mucho y necesitan ganar aun un poco más, aunque sea a costa de la desgracia de otras personas, esto que podéis pensar que pasa en las películas o pasa solo a gran escala, lo cierto es que sucede a diario en nuestra vida cotidiana. El dueño del centro comercial, INTU, se cierra totalmente a las peticiones por parte de Carrefour y Eroski de ampliar el contrato de alquiler que finaliza en 6 años. Carrefour como es lógico necesita un contrato más largo a sabiendas de que va a hacer un gran esfuerzo económico en mejorar el centro. Eroski como es obvio necesita que Carrefour entre lo más pronto posible. Y INTU… ¿que hace INTU?… pues les da largas. No sé muy bien las intenciones de estos señores, al fin y al cabo ellos son los que mandan, puede que el problema sea que sobramos, y no quieran ningún hipermercado en la zona, puede que quieran que ocupemos menos área de venta, pueden ser muchas cosas, lo cierto es que no alcanzo a saberlo, pero lo que está claro, es que no les importamos ni lo más mínimo.

Porque si les importáramos nos tendrían en cuenta, sabrían que en ese hipermercado, temprano, por la mañana de un día cualquiera, entran a trabajar Marcos, Eva, Conchi, Rufino, Ana, Aitor y decenas de compañeros más, y lo hacen con ganas, con ganas de hacer las cosas bien como llevan haciendo durante 16 años, pero con la incertidumbre de que será de sus vidas en un futuro no muy lejano, y cuando terminan su jornada laboral, para el turno de tarde entra Sergio, Begoña, Isa, Yolanda, Juan, Nacho y otros tantos compañeros con las mismas ganas e ilusión que sus compañeros anteriores, y también con sus mismos miedos. Si les importáramos sabrían que somos personas, y detrás de esos nombres vienen unos apellidos, que comparten con muchos seres queridos a los que llamamos familia, y para muchos este trabajo es el sustento de esas familias.

Señores de INTU, no les conozco personalmente pero les voy a dar un consejo si me lo permiten, recapaciten, dejen de ver a las personas como números, el dinero no lo es todo, para un cliente vale más ver una cara sonriente, un vendedor amable y alegre que caras preocupadas y angustiadas. Carrefour quiere venir a su centro, y no porque sea su centro, nada más lejos de la realidad, quiere venir porque ellos saben bien que no están comprando un Eroski, si no incorporando a un gran grupo humano. Una familia que luchó, lucha y luchará. Fdo: Jonathan Arias Fernández (Vendedor del departamento de electrodomésticos y PERSONA).

No hay comentarios:

Publicar un comentario